Marzo 2005 / Santiago de Chile

En marzo he de viajar a reencontrarme con mi destino o a fracasar.
Los últimos años he estado alejado de cualquier forma de arte, cansado de tanta información, perdido en la búsqueda del lugar en la historia del arte de la música popular del siglo 21.
El desarrollo de lo que en su momento se llamó música alternativa nos dejó secos, sin zonas inexploradas. En un corto período se sucedieron numerosos movimientos en un esquema de nacimiento / esplendor / derrumbamiento súbito similar al que azotó Paris a comienzos del siglo 20 en la plástica. Principalmente Expresionismo (Bad Seeds...) pero también Minimalismo (Morphine, P.J Harvey...) y así con todos los movimientos posteriores en una coexistencia caótica, superpuesta. Se trabajó con la materia sonora/con la textura, de hecho, ésta se transformó en la protagonista del fin de siglo, forma sobre fondo. hasta que llagamos a lo inevitable: un Andy Warhol Produciendo, recalquemos Produciendo POP ART. Un DJ armado con armas invencibles, tecnología, las mejores canciones, los mejores sonidos que pudiera recopilar, es decir un decorador de interiores con buen gusto, Sin complejos, apropiándose de todo lo que sonara bien, rebajó a la música desde Arte a objeto decorativo destinado a completar el ambiente de los bares y cafés.

Pero nos quedan las canciones, la excusa perfecta para el reencuentro, las viejas y las nuevas. en un viaje de poco más de 4 semanas. El tiempo justo para preparar uno o más conciertos con los discos anteriores y más importante, preparar las canciones nuevas con el aporte de algunos músicos que han colaborado anteriormente y otros habituales del circuito musical chileno, formando una banda de All Stars. Camilo Bianchi ha confirmado, Michel Maluje y Víctor García en el bajo también, incluso Andrés Pérez (Bicicleta) ha prometido ayudar.
Espero con emoción volver a tocar en vivo, recobrar ese sentimiento de poder que se tiene al tocar una guitarrra al volúmen desmesurado de un buen concierto de rock.